Una organización ágil tiene la habilidad de crear valor y responder al cambio constante. Suelen centrarse en identificar lo fundamental y en el desarrollo de productos que satisfagan las necesidades de sus clientes de la manera más rápida posible. El internet, las plataformas digitales, las redes sociales y la tecnología transforman los vínculos que establecemos en nuestros entornos personales y laborales. Esa transformación en las empresas cada vez más compleja y volátil se manifiesta tanto a nivel de competencia, demanda, tecnología e impone la necesidad de adoptar la agilidad como una de las estrategias clave.

Una de las razones de por qué la transformación ágil o agile es un reto complejo para las organizaciones, es que no existe una fórmula única de adoptarla. Las empresas que deciden entrar en la era del agile transformation deben reconfigurar su estrategia, estructura, procesos, talento y tecnologías, creando oportunidades de valor que al mismo tiempo puedan proteger su ADN.

Existen cinco pilares fundamentales que garantizan el éxito cuando una empresa decide embarcarse en el tren del agile transformation: el compromiso de los líderes, la agilidad de los equipos, la visión más allá de lo puramente tecnológico, el liderazgo y la gestión de personas.

El compromiso de los líderes: todo proceso de transformación y reestructuración tiene que venir de arriba. Todos se convierten en agentes del cambio, por lo que es de vital importancia que los líderes se comuniquen con sus equipos de trabajo de manera clara y estableciendo objetivos puntuales. Por esa razón, la comunicación interna se convierte en un pilar clave – los líderes deben estar preparados para responder preguntas y la comunicación debe ser bidireccional y transparente para lograr crear una comunidad unida y que actúa en base a objetivos comunes. Equipos ágiles: los equipos de trabajo deben entender que la transformación no es algo que se da en un solo paso. Por eso es importante hablar de un “viaje” en el que el destino ni es único ni es el fin en sí mismo. La incertidumbre y la volatilidad jugarán un rol muy importante y por un buen tiempo y es por eso que la transformación debe constituirse en el nuevo “mindset” de los equipos de trabajo.

 

 Ivania Romero

Recent Posts
0